El ramo de la novia

Para encontrar el origen de la tradición del ramo de la novia debemos situarnos en el antiguo Egipto, lugar dónde nació tal costumbre. Por aquel entonces, las mujeres que iban a casarse llevaban hierbas aromáticas para protegerse de los posibles malos espíritus que pudieran interferir en la felicidad con los esposos. Éstas se sujetaban con otras hierbas y flores, que podían ser comidas por las novias para obtener poderes afrodisíacos. Los ramos de aquella época eran mucho más grandes, cubriendo casi por completo a la novia.

Ya en la Edad Media, la flor más utilizada era el Azahar, símbolo de pureza. En aquellos tiempos, la higiene no era tan habitual como lo es hoy y esta flor emitía una fragancia fresca que mitigaba los posibles malos olores.

Más tarde, en el siglo XIX, llegó a Europa esta moda. El ramo tenía una forma circular y las flores estaban colocadas en círculos concéntricos por tipos o colores. A finales del mismo siglo, los grandes imperios pusieron de moda ramos grandiosos como símbolo de ostentosidad, a la vez que surgió la moda de decorar las iglesias con flores y también que los invitados llevaran ornamentos con ellas en el vestuario o peinado. Con la llegada de las dos guerras mundiales, el estilo se volvió mucho más sobrio, con ramos más pequeños.

El ramo de novia a día de hoy es mucho más que un simple elemento religioso o tradicional, ya que le otorga un sello de identidad. Con el regalo del ramo, se ofrece parte de la personalidad de la novia.

La tradición permanece pero la forma ha cambiado tanto en forma como cantidad. La novia puede llevar dos ramos durante la ceremonia: el principal y el que ella guardará como recuerdo de la unión y un segundo que será lanzado a todas las mujeres solteras durante la boda. Aquella que consigue atrapar el ramo de la novia será la próxima en casarse según la costumbre. Hoy en día, lo más habitual es que sea la novia quien decida entregar el ramo a alguien en concreto pero muchas eligen aún lanzarlo.

Los significados de las flores son variados. La clásica rosa roja simboliza la pasión y la blanca, la pureza. El Girasol conlleva espontaneidad; los Tulipanes, amor y la Violeta, felicidad. Las Camelias significan honestidad y virtud; la Cala, elegancia; la Margarita, inocencia y las Fresias, calma. Y ya por último, cuando Antonio Machín cantaba aquello de “Mil Gardenias para ti”, podríamos decir que le deseaba mucha alegría a alguien.

ramo-novia ramo-novia

2 Respuestas

  1. carmen

    hola pues yo agarre el rramo este año pero todavia no tengo novio pero yo creo ke si se cumple

Hacer comentario

AudioVisuart
info@audiovisuart.es
Tel: +34 934 181 919
Fax: +34 932 531 311
Camèlies 109 – 08024
Barcelona – Spain

Barcelona
Paris
London
Montevideo

www.audiovisuart.es
All right reserved.

les-10-meilleurs-photographes-de-mariage-de-la-gironde-zankyou-625x350

ES_DIPLOMA ZIWA